Como les comenté en otro post, me gusta mucho la fotografía pero de modo totalmente no profesional. Me divierte sacar fotos (mayormente a mis hijas), jugar con los encuadres y luces, y registrar cada paseo que realizamos en familia. Por lo que desde un comienzo me interesó llevar a nuestros recorridos una buena cámara, y sobre todo, que se adaptase a lo que yo buscaba.

Sabiendo todo lo que debíamos cargar en cada excursión (agua, bocadillos, repelente de insectos, protector solar, cosas para la niña, cosas de la perrita, etc.) no quería una cámara muy grande que me resultara pesada e incomoda de llevar; pero, por otro lado, sí quería que tuviera muchos ajustes manuales para poder “jugar” un poco con ella.

Ésta combinación de requisitos que yo buscaba, no es fácil de encontrar, ya que por lo general las cámaras con ajustes manuales son grandes y pesadas.

Dediqué un buen tiempo a leer y buscar consejos sobre distintas cámaras, y al finalmente me decidí por esta cámara de fotos, que engloba prácticamente todo lo que buscaba en una cámara para los paseos.

Ésta cámara de fotos además de muchos controles manuales y poco peso, tiene algo que me gusta y uso mucho: pantalla táctil giratoria. Es muy práctico poder girar la pantalla para visualizar correctamente al querer tomar una fotografía en un sitio rebuscado, o desde un ángulo incómodo.

Es verdad que algunas veces me gustaría tener una cámara más profesional para determinadas situaciones, pero poniendo en la balanza las veces en que necesito una mejor cámara, y las veces en que la que tengo (chica, de poco peso y con controles manuales) me alcanza y sobra para registrar las excursiones, vuelve a ganar la comodidad 🙂

Te puede interesar también que es recomendable llevar a los paseos.


También te puede gustar: